¿CONOCES LAS DEDUCCIONES FISCALES POR I+D+i PARA EMPRESAS TECNOLÓGICAS?

En este artículo os explicamos las Deducciones Fiscales por I+D+i de forma sencilla y  y tratando de aportar toda la información necesaria para que vosotros mismos podáis analizar si es un incentivo adecuado dentro de vuestra estrategia de I+D+i y vuestra empresa.

Este incentivo tiene ya mucha trayectoria y es muy conocido por las empresas, especialmente por aquellas que dedican importantes cantidades a la innovación y están en beneficios, ya que la deducción fiscal ayuda de forma directa a mejorar su cuenta de resultados. Sin embargo, hay muchas empresas que todavía no conocen bien este incentivo, que no saben exactamente si su actividad puede considerarse innovación, y por supuesto, muchas empresas de reciente creación que todavía están aprendiendo o creando su sistema de gestión de la innovación y todavía no lo utilizan.

En nuestra opinión, si eres una empresa de base tecnológica o tienes proyectos que implican el desarrollo de tecnología con importes superiores a los 100.000 o 200.000 euros anuales, este incentivo es muy atractivo para ti, ya que casi con total seguridad aportará ahorros a tu empresa.

¿QUÉ SON LAS DEDUCCIONES FISCALES POR I+D+i?

Se trata de un incentivo fiscal basado en deducciones sobre el impuesto de sociedades para aquellas empresas que realizan proyectos de investigación y desarrollo (I+D) o de innovación tecnológica (IT). La calificación del proyecto dependerá de la naturaleza del mismo. Se considerará:

    – I+D: Si el proyecto aborda el desarrollo de un nuevo producto, proceso o servicio que supone una mejora importante frente a la competencia y, por tanto, no disponible en el mercado.

    – IT: Si el proyecto desarrolla un nuevo producto, proceso o servicio, interno o externo, que no suponga un salto respecto a la competencia pero sí en comparación con las versiones anteriores.

Para ver una definición detallada de I+D e IT, os dejamos en este post un enlace a la Ley del Impuesto de Sociedades. Podréis encontrar las definiciones correspondientes en el Artículo 35 de la misma.

¿Y EN QUÉ CONSISTE LA AYUDA?

La ayuda se materializa como una reducción del importe a pagar en el impuesto de sociedades. El porcentaje de deducción es diferente en función de la calificación del proyecto.

Para proyectos de I+D:

    – Se aplicará una deducción equivalente al 25% del presupuesto presentado para el año al cual se presenta la deducción. Además, si este presupuesto supera la media de los gastos efectuados los 2 años anteriores, la deducción es mayor, ya que se aplicaría una deducción del 25% hasta igualar dicha media, y un 42% de deducción sobre el exceso de gasto respecto a ésta. Esto es especialmente interesante si es la primera vez que presentáis un proyecto de deducción.

    – Si todo o una parte del personal vinculado al proyecto tiene dedicación exclusiva a actividades de I+D, es posible realizar una deducción adicional equivalente al 17% del importe de los gastos de dicho personal.

    – Además, para aquellos elementos de inmovilizado material e intangible que estén exclusivamente vinculados a actividades de I+D, podrá aplicarse una deducción adicional equivalente al 8% de las inversiones realizadas para su adquisición.

Para proyectos IT:

    – Se aplicará una deducción del 12% de los gastos imputados al proyecto IT para el año objeto de la deducción.

    – Para proyectos IT relacionados con la industria de la automoción, iniciados a partir del 25 de junio de 2020, el porcentaje de deducción será del 25% del presupuesto del proyecto. Puedes consultar las condiciones de esta nueva medida haciendo click aquí y consultando su Artículo 7.

¿QUÉ TIPO DE PROYECTOS ENCAJAN?

Lo más importante de cara a este incentivo fiscal, es identificar claramente las tareas y proyectos de nuestra empresa, y poder determinar si éstos encajan dentro de las definiciones de I+D e IT anteriormente mencionadas. En este sentido, es probable que, casi cualquier empresa con un departamento de tecnología o que subcontrate tareas de desarrollo tecnológico pueda identificar un proyecto deducible, especialmente por innovación tecnológica.

Algunos ejemplos del tipo de proyecto potencialmente deducible son:

    – I+D: Investigación de nuevos métodos de detección de enfermedades; Investigación y desarrollo de nuevos protocolos de laboratorio;  Creación, combinación y configuración de software informático; Diseño y elaboración de un muestrario de nuevos productos; Investigación para la fabricación de nuevos materiales, etc.

    – IT: Aquí basta con desarrollar una mejora interna para la empresa, no es necesario “inventar” nada. Se trata de obtener una mejora subjetiva, eso sí, relevante. Ejemplos: Desarrollo de APIs propias para conectar nuestra web a otras aplicaciones; Desarrollo de un CRM; Desarrollo de una plataforma web; Investigación e implementación de mejores técnicas (tecnológicas) disponibles para tu empresa. NO son válidos proyectos como mantenimiento informático, implementación de un software, etc.

¿QUÉ GASTOS SON DEDUCIBLES?

Dentro del presupuesto, tanto para proyectos de IT como de I+D, se podrán incluir gastos relativos al personal, amortizaciones, colaboraciones externas (tanto de OPIS como de empresas) y gastos en materiales fungibles.

Es importante señalar que un proyecto de deducción puede incluir importantes partes subcontratadas, ya que el derecho de deducción corresponde a la entidad que «paga» dichos costes.

¿CUÁNDO Y CÓMO PUEDO HACERLO?

Las deducciones fiscales pueden solicitarse todos los años y se debe presentar junto con el impuesto de sociedades (modelo 200) antes del 25 de julio de cada año. Para aplicarlas, hay tres formas posibles:

    – Deducción fiscal con certificación: para proyectos con un presupuesto por encima de 250.000€, nuestra recomendación es optar por un proceso de certificación y de solicitud del Informe Motivado Vinculante (IMV) al Ministerio, antes del 25 de julio. En este caso, la certificadora se encargará de solicitarnos la documentación técnico-económica necesaria y revisarla, para así emitir un certificado de proyecto I+D o IT. Después, se debe enviar dicha documentación y certificación al Ministerio para que se proceda a la emisión del IMV.

    – Deducción fiscal por autoliquidación: en el caso de que el presupuesto de tu proyecto no sea elevado (<100.000€), lo más recomendable es aplicar la autoliquidación ya que el importe a deducir será pequeño, y no compensa realizar el gasto de la certificación. En este caso, es recomendable tener preparada la documentación técnica y económica del proyecto de cara a una posible inspección.

    – Monetización o cheque fiscal: Pensado para empresas que anteriormente habían renunciado a la aplicación de este incentivo fiscal a pesar de realizar proyectos de I+D+i, debido a que por unos u otros motivos, no tenían cuota en su Impuesto sobre Sociedades. Se trata de una vía que permite obtener en forma de ingreso en cuenta equivalente a la deducción aplicada sobre el 80% del presupuesto del proyecto IT/I+D. Para optar a ella se establecen algunas condiciones: 

        – Que transcurra, al menos, un año desde la finalización del ejercicio fiscal en el que se generó la deducción, y que ésta no se haya aplicado con anterioridad.

        – Que la plantilla media o, alternativamente, la plantilla media adscrita a actividades de I+D+i no se reduzca en los 2 años siguientes a la finalización del ejercicio fiscal se realice la solicitud de la monetización.

        – Que, en los 2 años siguientes a la recepción de la monetización, se destine un importe equivalente a la misma a actividades de I+D+i o a inversiones en inmovilizado material e intangible adscritos a las mismas (inmuebles excluidos).

        – Que la entidad haya obtenido un Informe Motivado Vinculante sobre la calificación de la actividad.

Sin duda, se trata de un incentivo que deberían aprovechar todas las empresas que dediquen parte de su actividad a proyectos IT o de I+D+i, ya que supone un ahorro directo en sus cuentas o incluso, como hemos visto, un ingreso en cuenta por parte del Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades. Además, si se ha ido generando documentación durante el proyecto (presentaciones, informes internos, asistencia a congresos, archivo de facturas, etc), os resultará relativamente fácil preparar la documentación necesaria para obtener la calificación de IT o I+D.

Debido a las distintas posibilidades y pequeños matices en la regulación de las deducciones fiscales, pueden surgir dudas sobre cómo proceder para aplicarlo o si este tipo de ayuda es aplicable para un proyecto concreto. En EJ Innovation tenemos experiencia en esta y otras convocatorias, por lo que si necesitas mayor información, puedes solicitar una reunión y nos pondremos en contacto contigo para asesorarte sin compromiso.

ACERCA DE EJ INNOVATION

Evelio Jimeno es Fundador y Consultor de ayudas públicas a la I+D en EJ innovation. Desde 2009, ha ayudado a cientos de empresas de toda Europa a obtener fondos para impulsar su innovación. Si quieres saber cómo obtener las mejores ayudas públicas para Startups y Pymes tecnológicas, descarga gratis la “Guía EJ innovation”También puedes reservar una sesión de Diagnóstico gratuito aquí.

Categoría:
  Portada
esta publicación ha sido compartida 0 veces
 000